miércoles, 15 de agosto de 2007

Senku (1 jugador)

Un clásico solitario de los juegos de tablero: el Senku (también conocido como el "Uno Solo"), se trata de un juego para un solo jugador, con un tablero en forma de cruz hecha con tres hileras de casillas.

El origen del juego se pierde en el tiempo, pero muchos lo datan de la Edad Media. Su lugar de orígen depende de la versión: algunos hablan de que es un juego europeo (posiblemente germano), otros que es de origen persa.

La idea de tener un juego de tablero que sirva como prueba en solitario al intelecto no es ni nueva ni única. Sí descansa en el Senku la originalidad de dejar una sola pieza en el tablero. La particularidad está dada en el formato del mismo, que también comparte con otros juegos como veremos.

El raro formato del tablero radica en que durante la Edad Media los juegos estaban prohibidos por la Iglesia Católica, poderosa institución que por entences había desarrollado uno de sus brazos más eficientes en cuanto a la persecusión de pecados (y de pecadores, por supuesto): la Santa Inquisición. Se entendía que el juego constituía un pecado en sí mismo y por ende era herético jugar, fuera por apuestas (todavía hoy se condena en muchos lados y credos esto) o simplemente por el ánimo de jugar por diversión (recordemos que en la Alta Edad Media se consideraba pecaminosa a la risa porque ella denostaba mofa frente al destino, consagrado por entidades más elevadas que el hombre, como ser Dios). Es por ello que, para disumular en algunos casos lo transgresor del juego, se tomaba la forma de los tableros donde las piezas se movían bajo una forma de cruz.

También recordemos que muchas piezas de juegos de tablero durante ese tiempo tomaron formas de puestos sociales consagrados: la figura del rey y la reina en el Ajedréz es un mero ejemplo de muchos que pueden sitarse.

Hacia el siglo XIX un jugador apellidado Senku patentó este juego milenario con su apellido. Su nombre original es de "un soldado" o "uno solo", pero a partir de ese gesto no muy grato de patentar como propio cosas que pertenecen a la cultura popular, es que este juego comenzó a ser conocido por el apellido de ese personaje.

Reglas

En cada una de esas casillas se colocan piezas excepto en el centro. El objetivo del jugador es comer la mayor cantidad de piezas posibles hasta quedarse solamente con una (de allí deriva el nombre común del "uno solo").

Las piezas se comen en forma ortogonal (vertical u horizontal) saltándolas hacia un lugar vacío. Esto quiere decir que el primer movimiento siempre será igual: desde cualquier fila del centro, saltando la pieza que tengamos adelante y para caer en la casilla central del tablero. No se come en diagonal. Así desencadenaremos una serie de movimientos cuyo objetivo final es dejar una ficha sola en el tablero (la mejor solución es que la ficha dejada quede en el centro del tablero).

Variantes

Hay varias formas de variantes de Senku. La más común es la que acabamos de explicar, que es la conocida como Senku clásico o Senku solitario. Pero existen otras variantes.

El Senku Superior (o Senku Hogar) se inicia con todas las piezas de un costado y dos laterales a la central.
El Senku Cruz se inicia con todas las fichas formando una flecha hacia arriba.
El Senku Diamante se inicia con todas las piezas menos aquellas que corresponden a las puntas de los laterales.
El Senku Suma comienza con las piezas formando una cruz o un signo argebraico de suma.
Y por último, el Senku Pirámide es el que comienza con las fichas formando una pirámide o triángulo.

Balance: 2 peones (regular)

Comentarios a favor: El Senku es un juego con cierto dinamismo a pesar de ser un juego solitario. Sus probabilidades son amplias aún con la simplicidad de movimientos. Las reglas son sencillísimas. Su única particularidad quizás lo da la forma del tablero (que es el mismo que para el juego de la Zorra y los Gansos). Es un juego ampliamente difundido y conocido por todos. Incluso posee variantes para no aburrirnos.

Comentarios en contra: Lo mismo que en todos los solitarios de tablero: conocido el secreto, deja de ser atractivo. Aunque en este caso la cantidad de posibilidades para resolver el Senku pueden llegar a ser tantas que este interés no se pierde con tanta facilidad. De todas formas no deja de ser un juego solitario, y con ello todas las limitaciones que trae el resolver un problemá lógico planteado como juego de entretenimiento.